Personalidades

Jorge Perugorría: “Interpretar a Mario Conde ha sido un lujo para mí”

Autor: Janina Pérez

Quien diera vida a Diego en la cinta Fresa y Chocolate se ha convertido en un famoso intérprete con más de 50 filmes en su haber. A sus 51 años, encarna al detective más famoso de Cuba

Los 28 es una buena edad para que te cambie la vida. Jorge Perugorría (La Habana, 1965) no sabía que 1993 significaría “un antes y un después” en su historia personal y todo gracias (o por culpa) de una película, Fresa y Chocolate.

Dos décadas más tarde, y luego de más de 50 películas, el Diego de aquella polémica historia de amor entre dos homosexuales sigue siendo parte de la vida artística de Jorge Perugorría. Sin embargo, muy variopinta ha sido su carrera, con intensas experiencias, cuantiosos personajes encarnados e innumerables reconocimientos, entre ellos ser nombrado miembro de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas, la misma que concede el preciado Óscar. 

Aquella tarde que conversamos, Jorge había iniciado un nuevo capítulo en su carrera, pero esta vez, estaba plenamente conscientemente de dónde se había metido. Estaba contento y no era para menos. El personaje literario creado por Leonardo Padura hace 25 años, al que millones de lectores le habían dado igual número de caras, finalmente tenía un único rostro… el de Jorge Perugorría.

Vientos de La Habana (correspondiente a Vientos de Cuaresma) es la versión cinematográfica de la serie protagonizada por el detective Mario Conde, donde también participan actores de la talla de Juana Acosta, Vladimir Cruz y Luis Alberto García. Tras esta película, las otras desventuras y aventuras de Conde, narradas por Padura, se produjeron para la televisión.

¿Estás preparado para encontrarte con algún lector que se imaginaba un Mario Conde muy diferente a ti?
Por supuesto, interpretarlo es un reto y una gran responsabilidad porque Mario Conde es el personaje más querido y conocido de la literatura contemporánea cubana… todo el mundo tiene un “Mario Conde” en la cabeza y, seguramente, ninguno tiene que ver conmigo (risas). 

Honestamente, ¿cómo te imaginabas a Mario Conde?
Desde hace muchos años el Mario Conde que me imaginaba era yo (risas), porque llevaba tiempo soñando con interpretar a este personaje. Y tiene lógica, ya que de alguna manera formo parte de una generación de cubanos que nos sentimos un poco Conde. 

¿En qué sentido?
Mario Conde representa una generación que se crió y se formó durante la revolución, que creció creyendo en un proyecto de país que ya es imposible realizar porque el mundo cambió, así que tiene mucho de esa nostalgia por el pasado y de ese escepticismo por el futuro. Tanto ese personaje como la obra de Padura es un retrato de la sociedad cubana. Y aunque se trate de un género policíaco, detrás está la parte social que es una imagen bastante realista de lo que ha pasado en nuestro país… 

Sinceramente, ¿cuál es tu novela preferida de Mario Conde?
Creo que Padura ha logrado hacer una biografía completa del personaje a lo largo de cada entrega. En cada una, los lectores hemos sido testigos de la vida de ese maravilloso personaje al que no le falta ni le sobra nada, así que seleccionar una sería como quitarle un pedazo de su vida.

En una escena de Vientos de La Habana, junto a la actriz colombiana Juana Acosta.

Comenta esta nota

No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook