Personalidades

Gigi Hadid: “Mantenerme enfocada me ayuda a lidiar con la fama”

Autor: Fred Allen / The Interview People / Adaptación Sandra Rojas

Tiene tan solo 21 años y es todo un boom en el mundo de la moda. Su melena dorada y su exótica belleza la han convertido en la It girl del momento.

Fotografía por: Archivo particular

Más allá de Cara, Karlie y Kendall, hay una maniquí que deslumbra en el horizonte. Rubia y atrayente, Gigi Hadid ha conquistado a cuanto productor y fotógrafo se le ha cruzado. En un lapso breve, la supermodelo ha logrado cosas que, en un momento de su vida, tan solo fueron sueños. 

Su salto a la fama se ha acelerado, ya que es cercana a grandes rostros de la industria, como Cara Delevingne. De hecho, en incontables ocasiones Gigi sube fotos a las redes sociales en compañía de sus célebres amigas. Es que la maniquí se ha convertido en parte del universo de Twitter e Instagram, mundo que las grandes marcas de la moda anhelan. Sin embargo, el sendero al éxito de Hadid comenzó mucho antes.

Nació en Santa Bárbara, California. Es hija de la exmodelo –protagonista de The Real Housewives of Beverly Hills– Yolanda Foster y del multimillonario arquitecto y magnate de bienes raíces, Mohamed Hadid. 

Con sus exóticos rasgos, mitad holandeses mitad de Medio Oriente, la chica de 21 años ha surgido como una de las más destacadas personalidades de la moda. Gracias a sus conexiones familiares, pareciera que Gigi estaba destinada a dejar una marca tras de sí.

Los últimos años han sido un torbellino para ti, ¿cómo te has adaptado al éxito?
Es difícil, ya que todo sucedió muy rápido. En poco tiempo he logrado muchos de mis sueños. Sin embargo, he estado trabajando tan duro, que no he tenido tiempo para detenerme y pensar en todo lo que ha pasado. Trato de mantenerme enfocada en mi trabajo y aceptar las cosas de a poco, para así no sentirme abrumada por todo.

¿Cuánta influencia ha tenido Yolanda en el desarrollo de tu carrera?
Ella es una amiga y una madre maravillosa. Me ha dado tantos buenos consejos y confío mucho en su juicio. Además, también posee un muy buen sentido de la belleza y el maquillaje. Ella fue quien me enseñó a no usar demasiado maquillaje y a preferir un look natural. Dos consejos que siempre me han funcionado.

Comenzaste a modelar cuando eras una niña y creciste rodeada de gente famosa. ¿Consideras que eso te preparó para la clase de vida que tienes ahora? 
La verdad, sí. Fue más fácil, ya que sé que esperar y, por lo general, estoy bastante cómoda en las sesiones fotográficas. Sin embargo, no todo fueron luces y pasarelas en mi niñez. Mi madre quiso que dejara de modelar cuando tenía nueve años, ya que deseaba que tuviera otros intereses en la vida. Por eso, comencé a practicar equitación y luego participé en competencias de espectáculos de caballos. Aquella actividad me dio un sentido de confianza y disciplina muy importantes.

¿Cuál es el mejor consejo que te ha dado?
Me enseñó que es importante tener confianza en mí misma, ya que de esa forma el modelaje no se convierte en la única cosa en la vida. Además, me adelantó que mi identidad se podía ver atrapada en cuanto el éxito llegara. Es muy importante tener un fuerte sentido de sí mismo y de lo que eres, de esa forma consigues que el modelaje sea una diversión más y no solo un trabajo.

Comenta esta nota

No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook