News

Adiós a Laura Biagiotti, “la reina de la cachemira”

Autor: Mónica Urbina

La diseñadora italiana, famosa por internacionalizar la moda italiana y por usar la cachemira en sus diseños, falleció en Roma

El amor por una de las lanas más exclusivas del mundo y su continuo uso en muchas de las prendas que confeccionaba, fue la que le valió a Laura Biagiotti que The New York Time le otorgara el título de “la reina de la cachemira”.

La diseñadora, famosa además por contribuir con la internacionalización de la moda italiana, logrando convertirse en la primera en ofrecer un desfile en Pekín en 1988 y luego en Gran teatro del Kremlin en Moscú en 1995, falleció en Roma debido a un paro cardíaco.

Su inquietud por el arte era familiar, de hecho decía que se lo debía especialmente a su padre. Su madre, Delia Soldaini, quien tenía un taller de costura fue quien la introdujo en el oficio de la confección. Laura, con una carrera sumamente fructífera a lo largo de su vida, fue una de las responsables de que Milán se convirtiera en la sede de la moda italiana: ella también se mudó a esa ciudad simultáneamente a otros diseñadores como Gianfranco Ferrè y Ottavio Missoni.

La creadora que siempre expresó su admiración por la ciudad en la nació, estaba convencida del poder transformador de la moda en la sociedad y que además, ésta era indudablemente una herramienta de expresión de la individualidad. En los últimos años Laura había trabajado de la mano de su hija Lavinia, quien hereda una firma en extremo prestigiosa para los italianos.

Estaba residenciada en el antiguo castillo Marco Simone en Roma, una propiedad que restauró junto a su fallecido esposo Gianni Cigna. Tuvo mucho interés en la recuperación de obras arquitectónicas emblemáticas de la capital italiana, participando específicamente en la restauración de la escalera de la plaza del Campidoglio de Miguel Ángel y las fuentes gemelas de la Plaza Farnese. La diseñadora había estudiado arqueología cristiana en la Universidad de la Sapienza en Roma.

Comenta esta nota

No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook