Patrocinado
por:

Isa Dobles

No son sólo los 50 años en la escena comunicacional sino el donaire con que los exhibe. Referencia, o más bien, icono mediático del periodismo y alrededores, el país es el tema que la ha ocupado y aún la  tienta.
Como le ocurrió a Álvaro Mutis, ¿escribir ha sido una revelación tardía?
¡Noooo! ¡Siempre he escrito! A lo mejor no había publicado uno, dos o tres libros, que así será, pero mantengo mis columnas de opinión en periódicos y medios digitales, aquí y en Miami. Y desde jovencita me ha gustado un poco novelar, Andrés Eloy Blanco más de una vez leyó mis cuentos y me instó a que los llevara a concursos.

Tu casa, como tú misma, una referencia, un puerto...
Sí, hija de Alejandro Oropeza Castillo, me crié, por si fuera poco, con esa suerte de tíos que influyeron sin duda en mi formación política y filosófica que es democrática.

¿Aquellos tiempos eran mejores que éstos?
El exilio que padecí en mi infancia fue muy ingrato, para mí y mi familia que compartíamos la extrañeza, pero ahora me resulta más incómodo porque este destierro íntimo me sucede con las mismas esperanzas y ganas de luchar, pero sin mi familia, porque mis hijos están fuera.

Y, ¿no has querido irte con alguno de ellos...? A Estados Unidos, a Costa Rica donde vive tu primogénito...
No, y me lo han pedido mil veces. Pero es que yo siento que aquí puedo hacer algo por mi país, mi presencia es un granito de arena a la causa.

¿Cuál es la causa?
La paz, el progreso, el país unido trabajando por un futuro que debe ser provisor y nos merecemos.
Pero eso quizá no sea chavismo ni tampoco fidelismo...
No, ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario. No deseo otro sistema para mi país que una democracia bien profunda, desarrollada, que, siendo así, es inclusiva y justa.

Pero no eres detractora de Castro...
Castro es un personajazo en la historia, no se lo podemos quitar, pero tampoco podemos ser lisonjeros con él, de ninguna manera. La historia no absolverá a ese personajazo ni a este personajillo.

De personajes sabrás ahora más que nunca que escribes novelas...
Cierto, en la novela anterior, la gente vio en Pastora a María Isabel de Chávez, ahora verán en la abogada venezolana de guáramo, que toman las FARC y llevan a Colombia en cautiverio, a Mayra Vernet. Fue fluyendo y me encantó como también la contrafigura, el guerrillero que le asegura que ella no es rehén y con quien se confronta. Es un desafío entre dos que permite que ambos dialoguen, digan sus razones o sinrazones y que se enamoren. Pero no te cuento más. ¡Que la lean!

Mientras, ¿escribes otra?
Sí, ésta saldrá el año entrante. Otra vez está la política. Por supuesto, como dice Catalá, son novelas históricas y de la circunstancia, y también está mi vida. En ésta más. Reconstruyo el país a través de mi relación con mi querida hermana Julieta. Le hago un homenaje que lo sentirá donde quiera que esté.

Visitas
Comentarios




    • Agrandar Texto
      Reducir texto
      Imprimir
      Guardar
      otras fotogalerías
      Encuesta:James Bond
      NewsLetter